Se arrastra silenciosamente hacia el baño, conteniendo la respiración mientras reza en silencio para que se pierda la chirriante tarima. Al cerrar la puerta con un clic, respira un suspiro de alivio. ¡Llegaste al baño sin despertar a los niños!

Sabes que tienes, como máximo, 10 minutos de paz. Entonces, siguiendo el minuto (o dos) inevitable en el baño, haces lo mejor para ponerte en forma. Ropa, cabello y un poco de maquillaje: desde que tienes hijos, tienes tu rutina hasta el arte. En 6 minutos y medio, estás listo para cumplir el día.

Pero nadie se está moviendo todavía. Sabes que es inevitable que al menos uno de ellos se despierte cuando abres la puerta, y una vez que se levanta, todos se levantan. Tendrás la suerte de pasar un tiempo a solas, incluso en el baño, antes de las 10 pm de esta noche. Respiras hondo y dejas que tu mente divague hacia tu sueño favorito: unas vacaciones en la playa donde comienzas todos los días con un masaje y lo terminas con cócteles junto a la piscina.

 Oyes un ruido sordo cuando uno de los niños sale de la cama y te hace volver a la realidad. Con un profundo suspiro, piensas para ti mismo “Si solo tuviera tiempo para cuidarme por mí mismo … Tal vez una vez que los niños se vayan de casa”.

 A medida que se disuelven los remanentes del sueño diurno, alcanzas la puerta para comenzar tu día ajetreado.Cuando eres el que cuida a los demás. Los padres y los entrenadores personales son muy similares en un aspecto: por naturaleza, están programados para cuidar de otras personas primero. Esta cualidad es lo que hace que los capacitadores sean tan buenos en su trabajo, y los padres son excelentes padres.

 Desafortunadamente, esta naturaleza generosa puede significar que muchas mujeres se encuentren en una vía rápida para agotarse porque sus propios sueños, metas y cuidados personales suceden una vez que se satisfacen las necesidades de todos los demás.

7 consejos para mejorar la frustacion

Muchas mujeres no buscan lo que es importante para ellas porque se sienten culpables por tomarse el tiempo para ellas mismas. Para los padres, es fácil sentir que el tiempo de autocuidado se debe pasar con sus hijos. Para los entrenadores, siempre hay una sesión para planificar, un correo electrónico para escribir, redes sociales para revisar y, a menudo, niños con los que pasar el tiempo también. Naturalmente, esas responsabilidades son lo primero, por lo que el cuidado personal, en particular, a menudo cae en el camino.

El problema es que la frustración aumenta cuando no logras tus metas porque parece que nunca te queda tiempo al final del día para completar las acciones necesarias para lograrlas. En poco tiempo, te encontrarás montando en la montaña rusa del resentimiento, deseando tener más tiempo para perseguir tus logros personales, y luego regresando a la culpa por desear tener unas cuantas horas libres de niños o clientes para cuidar de ti mismo.

 Pero tú no lo haces. Para colmo, después de correr a cien millas por hora, día tras día, golpeas la pared. Una mañana te despiertas sintiéndote tan agotado que no estás tan seguro de tener la energía para salir de la cama. Si alguna vez te has topado con el muro del agotamiento, sabes de lo que estoy hablando y es probable que no quieras ir allí de nuevo. Al tomar medidas para agregar una dosis de cuidado personal a su día, puede mantener a raya el agotamiento, la frustración y la culpa.

 ¿Qué es el cuidado personal?

El término “autocuidado” a menudo despierta visiones de un día en el spa con una bata mullida, con una copa de champán en la mano, charlando con su mejor amiga mientras una esteticista le da una pedicura. Lo que es peor, el autocuidado suena como que requiere membresías costosas en el estudio, salidas dignas de Instagram o cuidado de niños que cuesta más por hora de lo que gana en un día.

 Si bien un día de spa, un brunch de cinco platos o unas vacaciones en el Caribe suenan encantadoras, simplemente no es realista que esta visión de autocuidado pueda ocurrir diariamente; ni tiene que hacerlo.En realidad, el cuidado personal es mucho más (o menos) que esto.

 El cuidado personal diario es lo básico:

• Dormir lo suficiente.

• Comer alimentos nutritivos que alimenta tu cuerpo.

• Ejercitarse unos días a la semana.

Pase tiempo enfocado de calidad con su pareja, sus hijos, su familia y sus amigos.

• Obtener la atención médica que necesita.

• Participación en actividades de ocio.

• Incluso haciendo absolutamente nada.

Todos sabemos que deberíamos estar completando estas actividades casi todos los días. Pero, desafortunadamente, muchas mujeres no marcan estas casillas, ya sea porque incluso hacer lo mínimo se siente inaccesible, o porque sus muchas responsabilidades les dejan poco tiempo para ellas mismas.

Si está luchando para que el cuidado personal sea una prioridad en su vida, pruebe estos siete consejos para mejorar su cuidado personal:

consejo-inkadatos

  1. Comience despacio. Tratar de cambiar toda tu vida a la vez probablemente será tu perdición. En su lugar, enfóquese en una tarea de autocuidado a la vez. Dependiendo de la tarea, intente tomar cinco minutos por día (por ejemplo, para preparar un almuerzo saludable) o una hora por semana (por ejemplo, para comenzar una nueva rutina de ejercicios) para priorizar su cuidado personal.Al abordar el autocuidado de esta manera, te preparas para el éxito. Es mucho más fácil encontrar cinco minutos en un día que establecer una meta de una hora por día cuando apenas ha tenido tiempo de ir al baño solo durante los últimos cinco años.
  2. Hazlo un hábito. Dependiendo de la dificultad del hábito, puede tomar entre dos semanas y tres meses para adquirir el hábito de hacer algo nuevo. Una vez que haya elegido su primera tarea de autocuidado, trabaje en ella, y solo en ella, hasta que se convierta en un hábito. Intente programar la tarea a la misma hora cada día o cada semana para que desarrolle una rutina regular.Con el tiempo, notará que espera su sesión semanal de yoga, sus lecturas nocturnas o sus amigos quincenales. Una vez que esto suceda, es probable que esté listo para agregar un poco más de cuidado personal al introducir otra tarea que, con el tiempo, también se convertirá en un hábito.
  3. Reserva el tiempo de autocuidado en tu calendario. Hasta que se convierta en un hábito, trate el tiempo de cuidado personal como una cita establecida. Si desea hacer más ejercicio, reserve en su calendario. Si desea meditar con frecuencia, agréguelo a su lista de tareas diarias. Entonces recuerde, no debería faltar a una cita médica ni a un examen de la vista porque tenía mucho trabajo que hacer, por lo que una vez que esté programado, tampoco se salte su tiempo de cuidado personal.Configure la hora en su calendario como “ocupado” y no reserve otras citas durante este tiempo. No tengas la tentación de reprogramar constantemente tampoco. Reserva tiempo de autocuidado, luego úsalo. Te lo agradecerás más tarde.
  4. Planifique con anticipación. Cuando está ocupado, planificar con anticipación es esencial para mantener una rutina de autocuidado. Hay muchas cosas que puedes planear por adelantado, como:• Decidir qué está haciendo el fin de semana el viernes por la noche a más tardar, para que no pierda el día tratando de decidir qué hacer.• Escribe un menú, compra y prepara las comidas con anticipación para que estés comiendo comidas saludables durante toda la semana.• Crea tu propio (o contrata a un entrenador para crear un) plan de entrenamiento para que cuando llegues al gimnasio, sepas exactamente qué debes hacer para aprovechar al máximo tu sesión. Cuando toma decisiones saludables de antemano, elimina la toma de decisiones de último minuto que puede alejarlo más de sus metas, como tomar comida china para llevar a su casa el martes por la noche.
  5. Toma a tu gente. Una de las mayores barreras para el autocuidado, especialmente para los padres, es sentir que tienen que perder el tiempo con la familia para cuidarse a sí mismos. En lugar de ver que el autocuidado le quita tiempo a los demás, considere cómo puede involucrarlos.¿Quieres ser un poco más activo y pasar más tiempo de calidad con tus hijos? Trate de planear una salida activa de fin de semana con su familia, como hacer surf de remo o montar en bicicleta.¿Necesita algo de tiempo fuera de casa o del trabajo y siente que necesita pasar más tiempo de calidad con su pareja? Haz una reserva en tu restaurante favorito y haz una cita.¿Luchando para encajar en los entrenamientos y ponerse al día con amigos? En lugar de ir a tomar un café y un pastel con amigos, pídales que se reúnan en un parque local y que salgan a caminar.Si bien el “tiempo de soledad” es una parte importante del cuidado personal, no siempre tiene que estar solo para cuidarse.
  6. Pide ayuda. Como alguien que siempre está apoyando a los demás, puede ser difícil pedir ayuda. Para hacer realidad el autocuidado, tienes que hacerlo. Pídale a un miembro de la familia que cuide a los niños durante una hora para que pueda tomarse un tiempo. Contrata una niñera. Habla de autocuidado con tu pareja. Solo porque te estás cuidando, no significa que tengas que hacerlo solo.La clave para hacer del autocuidado una realidad. La clave para agregar una dosis de cuidado personal a su vida es dejar de lado las visiones de la perfección. No espere hasta tener suficiente tiempo en su plato para meditar diariamente o hacer ejercicio cinco días a la semana. Comience con todo lo que pueda hacer, incluso si son cinco minutos por semana, y aumente a partir de ahí. Porque cinco minutos por semana es siempre mejor que nada, y comenzar es mejor que esperar a que empiece el momento perfecto.